News & Publications
<SPAN class=genHeading>News & Publications</SPAN>
9 Apr 2001


Esta declaración ha sido elaborada por la Delegación de Observación Electoral Internacional Conjunta del Instituto Nacional Demócrata (NDI)/ Centro Carter al Perú para las elecciones presidenciales y congresales extraordinarias del 8 de Abril de 2001. La Delegación visitó el Perú del 4 al 10 de Abril, incluyó 35 miembros de 11 países, y fue encabezada por el Sr. Jimmy Carter, ex-presidente de los Estados Unidos; Ramiro de León Carpio, ex-presidente de Guatemala y actual vicepresidente del Congreso de Guatemala; Eni Faleomavaega, miembro de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos; y Peter McPherson, Rector de la Universidad Estatal de Michigan y Administrador de la Agencia de los EE.UU. para el Desarrollo Internacional (USAID) durante el mandato del Presidente Reagan.

Esta ha sido la octava delegación multinacional NDI/Centro Carter al Perú desde Noviembre 1999. El Instituto Nacional Demócrata y el Centro Carter piensan organizar una delegación internacional para la segunda vuelta de las presidenciales en caso de que los resultados electorales oficiales la requieran. Al final de esta declaración se ofrecen algunas recomendaciones para dicha segunda vuelta.

 

RESUMEN DE OBSERVACIONES
La delegación quisiera recalcar que los resultados finales de las elecciones presidenciales y congresales del Perú llevadas a cabo el 8 de Abril aún no están disponibles. El conteo de votos continúa, y el margen para la determinación del segundo lugar de la elección presidencial es muy reducido y, por ley, todas las impugnaciones tendrán que ser resueltas antes de la emisión de resultados finales. Por lo tanto, esta declaración es de carácter preliminar. El NDI y el Centro Carter continuarán monitoreando los acontecimientos y podrán emitir declaraciones adicionales sobre las elecciones aún antes de iniciar la observación de la segunda vuelta y la del período post-electoral inmediato. Ambas instituciones reconocen que será el pueblo peruano el que en última instancia determine el resultado de las elecciones y la naturaleza del mandato otorgado al gobierno resultante.

Las elecciones presidenciales y congresales extraordinarias del 8 de Abril marcan un hito en la historia política peruana. Felicitamos al pueblo peruano por este extraordinario logro. Quisiéramos elogiar el esfuerzo concertado de los funcionarios gubernamentales y electorales, de los candidatos y movimientos políticos, de los observadores electorales nacionales así como el de los mismos votantes por la celebración de elecciones genuinas y democráticas. Si bien los resultados finales de las elecciones aún no son oficiales, la delegación tiene la esperanza de que el proceso electoral siga mereciendo la confianza de la población. Por lo tanto, instamos a los candidatos y al público en general a ser pacientes mientras se determinan los resultados oficiales de las elecciones.

Como fue señalado por las delegaciones pre-electorales conjuntas del NDI/Centro Carter de Enero y Marzo, las condiciones conducentes a las elecciones del 8 de Abril fueron fundamentalmente diferentes a las elecciones fraudulentas del año pasado. El marco legal así como las condiciones pre-electorales de este año, aunque no sin dificultades, establecieron una base sólida para unas elecciones verdaderamente democráticas.

Las elecciones del domingo se llevaron a cabo en forma ordenada y pacífica; el entusiasmo y la determinación de los votantes fueron ejemplares. Además, cientos de miles de ciudadanos peruanos asumieron sus responsabilidades democráticas como miembros de mesa, personeros y observadores, trabajando todos juntos para asegurar unas elecciones íntegras. Las fuerzas policiales y militares actuaron en forma responsable para mantener el orden en los centros de votación, demostrando neutralidad política tal como lo manda la Constitución.

Debido al muy corto plazo que tuvo la ONPE para la preparación de las elecciones, así como la necesidad en la que se vio de reemplazar la mayor parte de su personal debido al fraudulento proceso del año pasado, es necesario resaltar muy especialmente el éxito obtenido por los funcionarios electorales, particularmente los de la ONPE. La delegación también aplaude el liderazgo del Presidente Paniagua y su Administración en la creación de un ambiente electoral positivo y la estimulación de la confianza del público en el proceso electoral.

La delegación quedó muy impresionada por el profesionalismo de la organización civil peruana TRANSPARENCIA, que movilizó a más de 20,000 observadores electorales no partidarios y realizó un conteo rápido sumamente preciso de verificación de los resultados electorales. Estos y otros esfuerzos contribuyeron grandemente a fomentar la confianza ciudadana en el proceso.

Aunque las elecciones del 8 de Abril fueron festivas, y el proceso electoral ha estado -- hasta este momento -- a la altura de los estándares internacionales, el proceso mismo no ha dejado de tener problemas. La delegación observó que la mayoría de las mesas de votación fueron abiertas tarde, y que en algunos casos aislados hubo mesas de votación que nunca se instalaron. Dichos problemas parecen haber sido causados en su gran mayoría por no haberse presentado algunos de los miembros de mesa titulares. La rigidez de los procedimientos, muchos de los cuales son exigidos por la ley, no permitió un fácil reemplazo de los ausentes, y deberían considerarse algunos ajustes apropiados para la segunda vuelta.

A estas alturas parece ser que el software de cómputo desarrollado para tabular los resultados de las elecciones está funcionando adecuadamente. Sin embargo es desafortunado que dicho software denotase problemas importantes antes del día de las elecciones, lo cual impidió una verificación completa de su confiabilidad. Esto introdujo un grado de incertidumbre sobre el proceso.

No obstante, las pruebas hechas con el software fueron presenciadas por los personeros de los candidatos y los observadores electorales. Se dio acceso a los partidos políticos para que ellos mismos pusieran a prueba dicho software, y se llamó a las organizaciones internacionales para que recomendaran cómo superar las dificultades. La delegación espera que se le preste la mayor de las atenciones a la solución de cualquier cuestionamiento pendiente sobre el software, lo antes posible a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

La tercera preocupación que la delegación quisiera resaltar es la necesidad de que las campañas sean constructivas durante la segunda vuelta - y se concentren en los temas importantes para el manejo del país y no en la personalidad de los candidatos. El proceso que condujo a las elecciones del 8 de Abril incluyó desafortunados ataques personales contra algunos candidatos presidenciales a pesar de que siete de los ocho candidatos firmaron un Pacto Cívico auspiciado por Transparencia y supervisado por importantes personalidades.

Se espera que ambos candidatos a la segunda vuelta firmen de inmediato un acuerdo de respeto mutuo para evitar tácticas de campaña inapropiadas y que hagan un llamado a que se siga su ejemplo. Se espera por lo tanto que los medios de comunicación peruanos se concentren en los temas importantes de la campaña. Los ciudadanos peruanos tampoco tuvieron el beneficio de un debate cara a cara en la primera vuelta electoral. El llevar a cabo uno o más de estos debates podría ser esencial para que el electorado pueda hacer una elección informada del próximo Presidente del Perú.

Estas elecciones son decisivas para otorgarle un mandato claro al nuevo Congreso y al próximo Presidente, sean quienes fueren. Una vez obtenido su mandato, el nuevo liderazgo político peruano tendrá la oportunidad y la responsabilidad de enfrentar los retos fundamentales que se le presentarán. La delegación espera que la capacidad de asumir estos desafíos con una actitud constructiva se refleje en las campañas de la segunda vuelta electoral.

 

LA DELEGACIÓN Y SU TRABAJO
El NDI y el Centro Carter son organizaciones no-gubernamentales independientes que han llevado a cabo más de 100 misiones pre-electorales, electorales y post-electorales imparciales alrededor del mundo. Esta delegación fue invitada al Perú por su gobierno, así como por sus dirigentes políticos y líderes civiles. La delegación incluyó autoridades electas, actuales y pasadas, líderes civiles y políticos, así como especialistas en temas electorales, derechos humanos y el Perú. El propósito de la delegación es demostrar el interés permanente de la comunidad internacional por apoyar el fortalecimiento de los procesos y de las instituciones democráticas peruanas, así como brindarle a dicha comunidad internacional una evaluación precisa e imparcial sobre el proceso electoral peruano.

La delegación llevó a cabo sus actividades de acuerdo con estándares de observación electoral internacional no partidaria y con la legislación peruana. El NDI y el Centro Carter no buscan interferir en el proceso electoral ni, en este momento, hacer una evaluación final sobre el proceso en su conjunto. Nuestra metodología de evaluación electoral se basa en la premisa de que todos los aspectos del proceso electoral deben ser tomados en cuenta para entender con exactitud la integralidad de las elecciones. Tampoco se pueden separar las elecciones del contexto político más amplio en el cual ocurren, siendo éstas sólo un paso en la transición democrática del Perú.

Reconocemos que una evaluación completa y cabal de cualquier elección debe tomar en cuenta todos los aspectos del proceso electoral incluyendo:
1) el marco legal de las elecciones;
2) una serie de elementos importantes del período pre-electoral congruentes con una competencia justa y la libertad de los ciudadanos de elegir informadamente;
3) el proceso electoral en sí mismo;
4) el conteo de los votos;
5) la tabulación de los resultados electorales;
6) la investigación y solución de cualquier impugnación; y
7) las condiciones alrededor de la formación de un nuevo gobierno. Esto resalta el hecho de que esta declaración sólo es una evaluación preliminar, a ser complementada por los informes de las delegaciones pre-electorales conjuntas del NDI/ Centro Carter de Enero y Marzo, así como cualquier declaración subsiguiente.

La delegación sostuvo reuniones muy intensas con una amplia gama de líderes peruanos en Lima, entre los cuales estuvieron el Presidente de la República, Dr. Valentín Paniagua; todos los miembros del Jurado Nacional de Elecciones (JNE); el Jefe de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), Fernando Tuesta; el Ministro de Defensa y los Comandantes de las Fuerzas Armadas; la Defensoría del Pueblo; los candidatos presidenciales y sus representantes; representantes de los medios de comunicación y empresas de investigación de opinión pública; líderes religiosos y civiles, incluyendo a los directivos de Transparencia; el Jefe de la Misión de Observación Electoral de la OEA en Perú, Eduardo Stein; la Jefa de la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea, Eva Zetterberg; y otros representantes de la comunidad internacional.

Los delegados se dividieron luego en equipos que viajaron a diferentes localidades del país para reunirse con dirigentes y autoridades locales. El día de las elecciones los equipos observaron las diferentes etapas del sufragio en cerca de 564 mesas de votación, e igualmente el proceso de digitación y tabulación en los centros de cómputo. La delegación se reunió luego en Lima para compartir la información recabada y para elaborar esta declaración. La delegación cooperó estrechamente con las misiones de observación electoral de la OEA y la Unión Europea así como con Transparencia y la Defensoría del Pueblo.

La delegación observó que de las mesas de votación que visitamos 72% funcionó correctamente; 26% tuvo problemas mínimos; y sólo 2% tuvo problemas significativos. Estas observaciones son consistentes con la evaluación cualitativa hecha por Transparencia en el día de las elecciones.

 

RECOMENDACIONES
La delegación se encuentra profundamente impresionada por el entusiasmo y compromiso de los peruanos para llevar a cabo un proceso electoral genuinamente democrático el 8 de Abril. Se han dado pasos enormes desde las elecciones fraudulentas del año pasado. Se cumplió con las condiciones previas necesarias para la campaña así como con el marco legal necesario para las elecciones. La confianza pública en el gobierno y en las autoridades electorales es muy grande y la población aspira a recibir los resultados oficiales tanto de las elecciones presidenciales como de las congresales.

El NDI y el Centro Carter admiran el esfuerzo desplegado para lograr elecciones correctas por parte de las autoridades electorales, el gobierno peruano, los movimientos políticos y los candidatos, los observadores electorales y, especialmente, los votantes. Nuestras instituciones continuarán monitoreando el proceso y emitirán declaraciones y recomendaciones adicionales conforme sean necesarias.

Con esto en mente y con el espíritu de cooperación internacional, la delegación ofrece las siguientes recomendaciones para la segunda vuelta. En un informe posterior se ofrecerán recomendaciones de largo plazo, incluyendo las próximas elecciones congresales. Podrían ofrecerse recomendaciones adicionales conforme avance el proceso de emisión de resultados oficiales.

1) Software para la Tabulación de Votos. La delegación insta a las autoridades electorales a continuar en su empeño para corregir cualquier problema remanente del software lo más rápido posible.

2) Pasos a Seguir para Ayudar a Abrir a Tiempo las Mesas de Votación. Se debería considerar una serie de nuevas acciones para asegurarse de que las mesas de votación se instalen a tiempo el día de la segunda vuelta. Entre estas:

3) Se deberá ofrecer una mayor capacitación a los miembros titulares de mesa y sus suplentes

4) También se les podría pedir que lleguen más temprano a los centros de votación para que las decisiones sobre los suplentes se puedan tomar oportunamente y el sufragio pueda empezar a las ocho de la mañana;

5) Las fuerzas del orden deberían tener instrucciones claras para permitir el ingreso de los miembros titulares de mesa y de sus suplentes a los centros de votación;

6) Una llegada más temprana podría hacer más expedita la firma de las cédulas de sufragio y de otros procedimientos de instalación de las mesas para que la votación pueda empezar a la hora;

7) Se deberán tomar acciones para simplificar los procedimientos de llenado de actas al final del proceso de conteo de votos;

8) Adicionalmente se necesitan esfuerzos que ofrezcan todas las oportunidades necesarias a las personas discapacitadas para que puedan ejercer su derecho al voto.

9) Orientación Cívica y Temática para la Segunda Vuelta Electoral. Al irse dando los resultados finales, la competencia presidencial se tornará más álgida. La delegación respalda los llamados hechos por Transparencia y otros líderes civiles y religiosos para que los candidatos acuerden inmediatamente llevar a cabo sus campañas sin ataques personales y concentrarse en temas importantes para el desarrollo democrático y económico del Perú. Los candidatos deberían instar a sus seguidores a seguir este ejemplo y los medios de comunicación deberían concentrar sus esfuerzos en temas relevantes en lugar de dejarse distraer por tácticas difamatorias.

10) Debates entre los Candidatos. El electorado debe llegar a conocer a los candidatos y sus posiciones sobre temas relevantes para poder hacer una elección informada en las urnas. Los debates pueden jugar un papel esencial para este fin. Hay una serie de formatos diferentes para eventos de esta naturaleza y la delegación insta a los candidatos de la segunda vuelta a negociar con prontitud para ofrecerle al público el beneficio de verlos tocando temas de interés simultáneamente.

11) Transparencia en el Financiamiento de las Campañas. La delegación insta a ambos candidatos a cumplir inmediatamente con la resolución del JNE que exige una divulgación de las fuentes de financiamiento de las campañas y sus gastos.

12) Función de las Fuerzas del Orden. Esta delegación tanto como las dos delegaciones pre-electorales del NDI y del Centro Carter, aplaude a las fuerzas del orden por su neutralidad política en el proceso electoral. La delegación insta a los comandantes de dichas fuerzas y a sus miembros para que continúen actuando de forma tan profesional, en cumplimiento de su mandato constitucional.

13) Amplia Participación Ciudadana. Los ciudadanos peruanos se pueden sentir merecidamente orgullosos por los cambios en el proceso político y electoral. La delegación exhorta a la ciudadanía a participar activamente en la segunda vuelta electoral, sea como votantes, funcionarios electorales, observadores electorales no partidarios o trabajando en las campañas electorales de los candidatos de su preferencia. Se deberá ofrecer una mayor educación electoral a los votantes para incrementar el entendimiento de los procedimientos de votación y la importancia de la participación en el proceso. La mejor forma de asegurar la integridad del proceso y el impulso a la democracia peruana es contar con una amplia participación ciudadana.

La delegación quisiera expresar su gratitud a todos con quienes se reunió, especialmente a los observadores electorales nacionales y a los votantes, por su cálida bienvenida y cooperación. Sin ellos no hubiéramos podido cumplir nuestra misión. El NDI y el Centro Carter seguirán monitoreando los acontecimientos electorales y podrían emitir nuevas declaraciones antes de la llegada de nuestra delegación de observadores para la segunda vuelta electoral.

  Please leave this field empty